Afasia de Broca

 

La afasia se define como la pérdida parcial o total del lenguaje oral debido a una lesión de las áreas del lenguaje del hemisferio dominante (Donoso, s.f). La afasia de Broca se trata del trastorno afásico descrito primeramente y el más frecuente en la población de pacientes con alteración del lenguaje adquirido, se conoce también con las denominaciones de afasia de expresión, afasia motora o afasia anterior (Jódar, 2005). El lenguaje espontáneo presenta una importante alteración de los mecanismos articulatorios, un vocabulario restringido, agramatismo y una severa reducción de la longitud de la frase; se producen parafasias fonémicas y cada elemento sonoro requiere un esfuerzo particular para ser articulado. La capacidad de comprensión del afásico también queda levemente disminuida y en el nivel escrito de la lengua se manifiestan disgrafías.

 

Antecedentes

La historia moderna relativa a la afasia se remota a la descripción realizada por Paul Broca en el siglo XX, quien estudio los cerebros de pacientes que presentaban una pérdida de lenguaje como consecuencia de un accidente cerebral. Estas observaciones no únicamente marcaron el inicio de la afasiologia, sino que a  su vez aportaron inestimables conocimientos acerca de las correlaciones entre clínica y anatomía, lo cual ha sido considerado como un aspecto fundamental de la neurología moderna.

 

Localización

Aunque inicialmente este tipo de afasia se localizó en un área concreta situada en la tercera circunvolución del córtex frontal, actualmente sabemos que las lesiones en áreas adyacentes en la conocida área de Broca producían el mismo tipo de afasia motora. Estas lesiones se extienden en la zona prerrolándica inferior, la ínsula y a zonas subcorticales del lóbulo frontal, pero siempre sin afectar a la funcionalidad de los lóbulos temporales, por lo que esta afasia se ha denominado afasia frontal. Actualmente, gracias a las nuevas técnicas de neuroimagen funcional, se han podido observar y diferenciar subtipos de afasia anterior, de acuerdo con las zonas específicas lesionadas. Algunos autores han afirmado que la lesión producida únicamente en el área originalmente descrita (área de Broca) no causa una afasia real, sino un estado de mutismo, con alteración del habla pero sin déficit lingüístico.

La afasia de Broca, por lo tanto es un trastorno que se puede producir por lesiones en distintas zonas del lóbulo frontal y que se puede, asimismo, subsicificar de acuerdo con la presencia o ausencia de unas características clínicas determinadas

Características

a)      Los enfermos con afasias de Broca se caracterizan por presentar un lenguaje no fluido, con dificultades en la producción de frases y palabras. Su expresión es aprosódica y tienden, como característica fundamental, a un lenguaje agramático, es decir, falto de sintaxis.

b)      La expresión, aunque hacen mucho esfuerzo para generar palabras, carece de elementos sintácticos como preposiciones, conjunciones, terminaciones verbales, artículos, etc., aunque a veces las utilizan pero de manera inadecuada. En este tipo de afasia, el paciente pierde la capacidad para secuenciar y estructurar las frases de una manera sintácticamente correcta. Por otra parte, conservan más el uso de sustantivos y adjetivos. El resultado de esta manera de expresarse caracterizada por la agramaticalidad es una producción esquemática o telegráfica, en el cual el individuo se hace entender con pocas palabras de contenido semántico. Un paciente con este tipo de afasia tratara de esforzarse en pronunciar la frase “mañana tengo que ir al médico” y, probablemente, no sin un esfuerzo importante, conseguirá verbalizar “mañana médico”.

c)      La capacidad para comprender el lenguaje hablado se encuentra relativamente bien preservada, porque las áreas de decodificación fonética, localizadas en el lóbulo temporal, no están dañadas en este tipo de afasia. No obstante, la comprensión no llega a ser normal del todo, si la comparamos con la de un adulto sin lesión cerebral. Los pacientes suelen tener dificultades a la hora de interpretar frases en tiempo pasivo, porque son las que requieren más capacidad sintáctica-relacional.

d)     La denominación esta también muy alterada en esta afasia, y muestra un esfuerzo considerable en los intentos de denominar. Sin embargo, a diferencia de lo que suceded en otros trastornos, estos pacientes consiguen beneficiarse de las pistas fonéticas que les proporciona el examinador.

e)      La repetición de palabras o frases que se presentan de manera auditiva esta tan alterada como la capacidad expresiva. El paciente no consigue más que repetir o palabras sueltas o partes de las frases en las cuales elimina los elementos sintácticos.

f)       La lectura y la escritura están igualmente alteradas. Los pacientes suelen leer en voz alta los sustantivos y las palabras con contenido semántico, pero omiten los elementos relacionales. En la lectura, al fallar los aspectos sintácticos, que son los que proporcionan y modifican el sentido de las palabras, se observa con más claridad el déficit en la comprensión del lenguaje.

g)      La escritura se corresponde con el lenguaje expresivo; es decir, el paciente presenta una agrafia motora y afásica en la cual el resultado es que escribe de la misma manera que expresa.

 

Etiología

La afasia se presenta de un modo repentino, asociada muchas veces a una enfermedad cerebro vascular o a un traumatismo craneoencefálico. En menor medida puede estar causada por abscesos cerebrales o encefalitis. En ocasiones se desarrolla con más lentitud, tal y como sucede cuando la causa se debe a un tumor cerebral. La gravedad de la afectación se determina mediante una graduación que va de 0 a 5, correspondiendo el 0 a una persona incapaz de articular palabra ni de comprender lo que se le dice.

A día de hoy se considera que hay otros factores externos que pueden tener influencia en el desarrollo de esta enfermedad, como puede ser el estrés, el tabaquismo, el alcoholismo o una deficiente alimentación

 

Diagnóstico

La evaluación de las Afasias utiliza procedimientos tanto clínicos como psicométricos. Sin embargo la disponibilidad de normas, no substituye  la habilidad clínica para realizar un análisis sindromático y no puede nunca remplazar el conocimiento acerca de la organización cerebral del lenguaje. De ahí la motivación de destacar la importancia de la Evaluación Clínica, proceso mediante el cual obtenemos información cualitativa acerca de las debilidades y fortalezas del paciente, estableciendo su grado de compromiso, identificando tanto las ayudas como los malos hábitos comunicativos, para establecer el diagnóstico, pronóstico y plan de tratamiento; inclusive es considerada por algunos, como la primera aproximación clínica hacia el paciente que orientara el eventual uso de pruebas psicométricas o test estandarizados. El diagnóstico diferencial de las afasias desde la perspectiva de la neuropsicología clásica, se basa principalmente en muestras de la producción oral, la comprensión auditiva, la repetición y la denominación, y adicionalmente incluye la evaluación de la lectura y la escritura

 

Tratamiento

La literatura en el tratamiento de la afasia es amplia y la variedad de técnicas de tratamiento de la idea de que existen muchos tipos de terapia.

Tratamiento de estimulación – facilitación

Utiliza el formato estímulo- respuesta, esta estimulación abarca las distintas modalidades del lenguaje. La primera modalidad a estimular es el déficit en la comprensión auditiva, este método comprende reforzamiento repetitivo en áreas de déficit de lenguaje. Los métodos de facilitación por estimulación de técnicas específicas de tratamiento según tipos de afasia:

  • TAV (terapia de acción visual para afasia global).
  • Terapia de control voluntario de producciones involuntarias (estereotipias).
  • TEM (terapia de entonación melódica, afasia de Broca).

 

Tratamiento neuropsicológico cognitivo:

Este método de tratamiento emplea un diagrama modular de funciones cognitivas o lingüísticas necesarias para la comunicación, buscan ayudar al paciente por facilitación de funciones intactas; reorganizando funciones usando los módulos preservados y un aprendizaje de los módulos deficientes.

 

Terapias de comunicación funcional:

Estas terapias enfatizan la comunicación de ideas sin importar el contenido lingüístico específico o el modo de comunicación; privilegia la competencia comunicativa por sobre la competencia lingüística, estimula todos los aspectos pragmáticos del lenguaje que acompañan loa actos de habla.

 

Referencias

 

Donoso, A. (s.f.). Cerebelo y lenguaje. (En línea).  México: Editorial Universitaria

Helmen, A. (2005). Manual de la afasia y de terapia de la afasia. (En línea).  España: Editorial: Media Panamericana

Jódar, M. (2005). Trastornos del lenguaje y memoria. (En línea). Barcelona: Editorial UOC

Trejo, D. (2007). Aspectos anatómicos y funcionales sobre el área de Broca en neurocirugía funcional. (En línea). En revista médica del hospital general. Vol.70 #3, pp. 141-149